viernes, 12 de enero de 2007

EL MUNDO NATURAL Y EL MUNDO ARTIFICIAL

En el mundo físico (o material) en el que transcurre la existencia humana se pueden distinguir claramente dos sistemas superpuestos e interrelacionados:

Uno abarca lo natural, lo que no es obra del hombre, es decir lo dado;
El otro abarca lo artificial, lo que es obra humana, en otras palabras lo construido.

Frente a esta realidad se puede hablar de dos mundos estrechamente imbricados pero cada uno con características propias:

Un Mundo natural (el Mundo dado); y
Un Mundo artificial (el Mundo construido).

Sin lugar a dudas el medio físico en el que se desarrollan las actividades humanas es más artificial que natural y se ha ido gestando como consecuencia del accionar tecnológico (accionar humano) en la búsqueda de mejorar las condiciones de existencia, o de dominar el entorno.
Lo construido, producto de ese accionar tecnológico, hoy enmarca la existencia cotidiana, y la artificialidad que lo generó y lo sustenta es lo típicamente humano del mundo físico.
Dentro de este contexto, y siempre vinculado al medio físico, se desenvuelven entre otras, dos actividades, la ciencia y la tecnología.

La ciencia (sobre todo las ciencias naturales) se ocupa en gran medida del Mundo natural.
La tecnología se ocupa del Mundo artificial.

Veamos la génesis de estas dos actividades.
Comenzaremos con un análisis de la técnica (antecesora de la tecnología).

LA TÉCNICA
La técnica nace con el hombre, cuando su antecesor (homínido) la descubre (es decir descubre la posibilidad de hacer cosas materiales) y empieza a construir las herramientas que le permiten enfrentar con más posibilidades de éxito las contingencias de la vida. Es decir que la técnica y el hombre nacen simultáneamente, y con la técnica comienza la artificialidad. Todo producto humano intencional es artificial. Lo artificial, producto de la técnica y de la tecnología, es inherente al ser humano.
Históricamente las técnicas se han basado, tanto en conocimientos empíricos transmitidos, como en la experiencia o en la intuición, pero últimamente, bajo el influjo de la ciencia, muchas han perdido su carácter fundamentalmente empírico.
Pasemos ahora a la ciencia.

LA CIENCIA
La ciencia comienza a desarrollarse cuando el hombre busca descubrir y conocer, por la observación y el razonamiento, la estructura de la naturaleza.
Si bien la observación de la naturaleza y de los fenómenos naturales se remonta a los orígenes mismos del hombre, debemos tener en cuenta que la ciencia es algo más que la mera observación, es además y fundamentalmente razonamiento, y surge cuando el hombre abandona una concepción mítica de la realidad y la enfoca con una visión objetiva y reflexiva.
En Occidente, la ciencia comienza con los griegos, que fueron los primeros en desarrollarla en forma racional, pero la ciencia griega estaba centrada en el saber por el saber mismo, hay que tener en cuenta que el ideal de la época era el conocimiento desinteresado; mientras que la concepción actual de la ciencia tiene sus orígenes en los siglos XVI y XVII, cuando sabios como Galileo Galilei (1564-1642), Francis Bacon (1561-1626), René Descartes (1596-1650), Isaac Newton (1642-1727), etc. comienzan a investigar temas vinculados al comportamiento del mundo natural, planteándose preguntas (los porqués) y buscando respuestas apelando a la investigación experimental. Se puede decir que a partir de entonces el hombre, a través de la experimentación, pregunta a la naturaleza tratando de descubrir las leyes que rigen su accionar.
La nueva concepción de la ciencia, basada en la observación empírica y la experimentación, es decir en preguntar a la naturaleza, fue esbozada por Galileo y completada por Newton. Con Galileo y Newton se inician la investigación objetiva y experimental de la naturaleza, y la búsqueda de la cuantificación y expresión matemática de los fenómenos naturales.
Un caso paradigmático es el estudio de la caída de los cuerpos a causa de la gravedad realizado por Galileo (asesor del arsenal de Venecia), quién le preguntó a la naturaleza sobre la veracidad de la teoría Aristotélica sobre el tema y fue la misma naturaleza, la que a través del resultado de experiencias le contestó refutándola.
Este nuevo enfoque de la ciencia, que plateó Galileo, nació con el auxilio de la técnica, que proporcionó los instrumentos (el telescopio, los elementos de medición, la balanza para medir intervalos de tiempos, etc.) que permitieron la investigación objetiva de los fenómenos naturales. Podemos decir que la técnica posibilitó el nacimiento de la ciencia experimental.
Con la introducción de la técnica –sus métodos y formas– en la investigación científica, nace el método experimental y comienza una interrelación entre ciencia y técnica que desempeñó un papel clave en el nacimiento de lo que llamamos tecnología, palabra y concepto que recién aparecen en el siglo XVIII.

LA TECNOLOGÍA
La tecnología, si bien surge de la técnica y en parte se plantea como su continuidad histórica, es el resultado de una nueva forma de pensar, razonar, actuar y producir; decimos "producir" pues el término tecnología se fue consolidando a lo largo del proceso de la Revolución Industrial (años 1760 a 1830), que fue una etapa del desarrollo social en el que cambió el sistema de producción al introducir la máquina en la estructura productiva.
Buscaremos marcar las diferencias entre técnica y tecnología, ambas vinculadas a la resolución de problemas concretos dentro de un campo específico de la actividad humana, el campo del "hacer".
Fundamentalmente la técnica abarca los conocimientos técnicos y las herramientas, mientras que la tecnología tiene en cuenta además los conocimientos científicos, la estructura económica y sociocultural, la infraestructura productiva y las relaciones mutuas que surgen; se puede plantear que la tecnología es técnica más estructura (estructura económica, sociocultural, productiva, de conocimientos, etc.).
En la técnica está el "cómo" hacer, en la tecnología están además los fundamentos del "por qué" hacerlo así.
En la técnica se habla de "procedimientos" (los procedimientos puestos en práctica al realizar una actividad), mientras que en la tecnología generalmente se habla de "procesos", procesos que involucran técnicas, conocimientos científicos y también empíricos, aspectos económicos y un determinado marco sociocultural. Refiriéndonos a la tecnología podemos hablar de teorías tecnológicas, refiriéndonos a la técnica, más bien de concepciones técnicas.
Desde esta óptica se puede considerar a la producción artesanal como un hecho técnico, mientras que a la producción industrial un hecho tecnológico.
Planteado así el tema de la ciencia y de la tecnología, es interesante precisar sus incumbencias en el campo del medio físico (o material), campo que engloba tanto al Mundo natural como al artificial.
Gran parte de la ciencia (sobre todo las llamadas ciencias naturales) se ocupa fundamentalmente de todo lo relativo al Mundo natural, sus características y su funcionamiento. Recordemos que es un objetivo de la ciencia, descubrir lo que podemos llamar, los misterios de la naturaleza, los misterios del Mundo natural. Mientras que la tecnología (sin olvidar su antecesora, la técnica) se ocupa del Mundo artificial, que es el mundo que el ser humano ha construido mediante el accionar tecnológico, y en consecuencia su campo abarca todo lo que incumbe al mismo, tanto lo teórico como lo práctico. Podemos decir que la ciencia se ocupa más de cómo son las cosas, mientras que la tecnología se ocupa de cómo pueden ser, o cómo queremos que sean.
Pero es imposible imaginar los desarrollos tecnológicos que llevaron al mundo de hoy sin la colaboración de la ciencia (a través de los conocimientos científicos), como es también imposible imaginar la investigación científica sin los instrumentos que le proporciona la tecnología.
La ciencia y la tecnología tienen racionalidades y planteos diferentes. En la ciencia el planteo gira alrededor de términos como correcto o incorrecto, verdadero o falso, mientras que en la tecnología el planteo gira alrededor de los términos, funciona o no funciona. En tecnología se busca que el resultado sea satisfactorio, más que óptimo, pues en esta actividad el concepto de óptimo es relativo por diversas razones (hábito, estructura productiva, marco social, etc.), además los productos tecnológicos van evolucionando y cambiando a lo largo del tiempo, condicionados en muchos casos por el contexto socio-cultural.
La ciencia está guiada por la razón teórica, mientras que la tecnología, si bien en lo posible se fundamenta en la teoría, está guiada por la razón práctica, aunque también se generan teorías tecnológicas.
La ciencia, partiendo de realidades plantea teorías (ideas), mientras que la tecnología, partiendo de ideas genera realidades.
La técnica, como hemos comentado, es mucho más antigua que la ciencia, y si bien muchos planteos y desarrollos técnicos se han racionalizado y teorizado, no por eso dejan de ser técnico-tecnológicos. Tomemos un ejemplo: la palanca. La palanca, y sus variantes, la polea, la balanza, la rueda, se conoce desde hace miles de años, y si bien a posteriori se han desarrollado análisis teóricos sobre la misma, la palanca sigue siendo un hecho técnico-tecnológico.



Otro caso es el plano inclinado usado también desde hace miles de años, así como sus variantes, la cuña y el tornillo.



Al referirnos a éstos, como a muchísimos otros casos, lo correcto cuando se teoriza el tema, sería hablar de tecnología teórica y no de ciencia aplicada, pues cuando surgieron todavía no existía la ciencia como conocimiento específico y cuando se desarrollaron, si bien se utilizaron conocimientos científicos, también se pusieron en juego conocimientos empíricos, etc.
Otro ejemplo es el telescopio, cuando lo utilizó Galileo para sus observaciones astronómicas era un instrumento técnico empírico y si bien mediante sucesivas teorizaciones se llegó a los telescopios actuales, no por eso éstos dejaron de ser instrumentos técnico-tecnológicos.
Sin embargo en los países latinos se asocia la técnica y la tecnología a lo manual, y como consecuencia de la tradición greco-romana, que desvaloriza el trabajo manual, se desvaloriza la técnica y la tecnología. Socialmente es mucho más importante ser científico que tecnólogo, y en consecuencia muchos que desarrollan actividades típicamente tecnológicas (por ejemplo, los que proyectan y construyen satélites artificiales, o el cirujano de alta complejidad) prefieren ser llamados científicos, aunque en su actividad profesional sean tecnólogos. Como planteo general, la actividad del tecnólogo es más interdisciplinaria que la del científico.
Al respecto, Thomas S. Kuhn en su libro La estructura de las revoluciones científicas dice:
Parte de nuestra dificultad para ver las diferencias profundas entre la ciencia y la tecnología debe relacionarse con el hecho que el progreso es un atributo evidente de ambos campos. Sin embargo, puede sólo aclarar, no resolver nuestras dificultades presentes el reconocer que tenemos tendencia a ver como ciencia a cualquier campo en donde el progreso sea notable.
Con el objeto de marcar claramente la diferencia entre ciencia y tecnología podemos decir que la ciencia se ocupa del conocimiento (del conocer), mientras que la tecnología fundamentalmente del hacer, pero sobre todo del hacer productivo (de la acción eficaz); pero evidentemente para hacer hay que conocer, por lo que el tecnólogo busca informarse, conocer, pero no por el conocimiento en sí mismo, sino para saber cómo hacer, cómo lograr un objetivo práctico.


DESCUBRIMIENTO, INVENCION E INNOVACION

Buscando aclarar más los conceptos de ciencia, de técnica y de tecnología, es interesante señalar que la ciencia avanza con el descubrimiento de hechos o leyes que explican los fenómenos, mientras que la tecnología lo hace mediante la invención o la innovación en el campo de los objetos, productos o procesos.
Trataremos de explicar en pocas palabras la diferencia entre descubrimiento, invención e innovación; pero antes podemos decir que el descubrimiento está siempre relacionado a algo que ya existía, pese a que no se lo conocía, mientras que la invención es algo nuevo, es una creación.
Descubrimiento es el hallazgo de algo que era desconocido, pero que existía. En nuestro campo de análisis podemos decir que es la puesta en evidencia de una estructura (una ley) de la naturaleza; Newton descubrió la gravitación universal, Copérnico descubrió que la tierra gira alrededor del sol. La ciencia progresa gracias a los descubrimientos.
Invención es todo nuevo dispositivo, mecanismo o procedimiento concebido por el espíritu humano; en otras palabras es la acción y el efecto de encontrar la idea de un nuevo producto o procedimiento. Podemos decir también que la invención es la propuesta, de un nuevo medio técnico para obtener un resultado práctico. Edison inventó la lámpara incandescente, Watt inventó la máquina de vapor. En general la invención es un hecho técnico. «La invención es artística y difícil de planificar, en tanto que la tecnología depende esencialmente de la buena planificación y de la aplicación de técnicas conocidas.»
Una invención pasa a ser socialmente útil cuando las condiciones económicas y sociales posibilitan su producción, uso y difusión; en este caso podemos hablar de una innovación.
Innovación (en el campo técnico-tecnológico) es la incorporación de un invento al proceso de producción. Schumpeter, al distinguir invención de innovación, planteó que la invención puede convertirse en "fruto y parte de la vida económica", con tal de que sea "explotada económicamente". Esto ha tenido un impacto considerable sobre los desarrollos recientes en el campo de la historia de la economía y de la técnica. En su libro Business Cycles comenta por ejemplo, tanto el caso del globo aerostático que no tuvo ninguna repercusión en la situación económica de su época, como las invenciones del mundo antiguo y del medievo, que durante siglos no produjeron efectos sobre el curso de la vida. Sin embargo, cuando una invención produce réditos se activa un proceso que es a la vez fruto y parte de la vida económica de su tiempo, y no algo que actúa sobre la vida económica desde afuera.
«No todas las invenciones llevan a innovaciones, y no todas las innovaciones tienen éxito. En realidad la mayor parte de las ideas y de las invenciones nunca se aplican o quedan sin desarrollar por largo tiempo hasta que surgen las condiciones apropiadas para que se produzca la innovación» .
La idea o invención que se transforma en innovación puede ser la propuesta de un nuevo producto o proceso o también una mejora en un producto o en un proceso ya existentes. Podemos hablar de innovación cuando la idea propuesta corresponde a algo que es técnicamente posible y que, por otro lado, el medio ambiente requiere y/o acepta. Al hablar del medio ambiente tenemos que tener en cuenta: las expectativas del consumidor, así como las condiciones financieras, administrativas, políticas, culturales, etc. Es decir que, en nuestro planteo, la innovación no es solamente un hecho técnico, sino algo que además de ser técnicamente realizable y económicamente factible es deseado o aceptado por el medio ambiente económico y humano. La innovación fundamental de la revolución industrial fue la introducción de la máquina de vapor para accionar las máquinas de tejer. La innovación es el resultado de lo técnicamente posible con lo socioeconómicamente deseado o aceptado, y desde el punto de vista de la sociedad, o de la producción, puede ser relativamente insignificante como potencialmente revolucionaria. La innovación es un hecho tecnológico.
Difusión. La innovación en sí misma puede no tener mucha importancia social; para que el impacto sea significativo tiene que tener gran aceptación, es decir tiene que tener difusión. La difusión es lo que transforma, en última instancia, la innovación en un hecho económico-social.
La difusión, así como la innovación, son procesos estrechamente vinculados al contexto económico, social y político del medio en el que tienen lugar.
J.H. Hollomon (del Departamento de Comercio de Estados Unidos), dice:
«La secuencia, necesidad percibida, invento, innovación (limitada por factores políticos, sociales o económicos) y difusión o adaptación (determinada por el carácter organizativo y por el incentivo de la industria) es una de las que encontramos más frecuentemente en la economía civil o regular.»

3 comentarios:

Daiana Estefania Gerez dijo...

muy buenooo este sitiooo me ayudo un monton graciassss

Daiana Estefania Gerez dijo...

muy buenoo este blog me ayudo un monton.-...

José René Maldonado Yáñez dijo...

Felicidades es muy esclarecedor su artículo, puede recomendarme algún libro o bibliografía para consultar más sobre el tema?